adm_MG_1806

 

Este 29 de abril se celebra el Día Europeo de la Solidaridad y la Cooperación entre Generaciones, un campo de acción social que tras cuarenta años de investigación y aplicación está revelando la importancia de la transversalidad, la identificación de lo común entre diferentes, y la acción colectiva desde diversos colectivos. Alejándose del enfoque más tradicional donde “unos sirven a otros”, el enfoque intergeneracional pone cada vez más énfasis en los beneficios mutuos, en la importancia del proceso ante los resultados, y sobre todo, en lo relacional – el vínculo que da sentido a nuestras relaciones sociales.

En las palabras de Mariano Sánchez, profesor de la Universidad de Granada, “el enfoque intergeneracional nos invita a romper con el voluntariado de las acciones y nos sitúa en el voluntariado de las relaciones, de los vínculos, de las conexiones, de los procesos, de las experiencias, de las trayectorias. No de la dependencia, palabra que está muy de moda, sino de la inter-dependencia”. El reconocimiento de esta inter-dependencia no tan sólo entre diferentes generaciones sino también entre diferentes colectivos –favorecidos y desfavorecidos- es el núcleo de la perspectiva y la acción solidaria.

Los proyectos intergeneracionales aportan beneficios mutuos tanto para los mayores, como para los más jóvenes, como para la sociedad en su conjunto.

Por un lado están los beneficios observados en las personas mayores, donde se ha visto que la participación en proyectos intergeneracionales aumenta la satisfacción con la vida, el sentimiento de ser apreciadas, de realización personal y valoración de sus experiencias, y una disminución del aislamiento social. Para los jóvenes y más peques aumenta su autoestima, su curiosidad sobre el mundo, su implicación en tareas escolares y el sentimiento de continuidad en sus vidas. Los proyectos intergeneracionales con mejores resultados son aquellos donde las diferentes generaciones trabajan de manera colectiva por objetivos comunes. Esto último hace que se formule -además de los beneficios particulares para cada colectivo- un tejido social más unido, más consciente, y menos enfrentado, fomentando beneficios comunales como la conservación de la herencia cultural, el conocimiento y los aprendizajes históricos, y la participación ciudadana.

El próximo 10 de mayo desde La Casa Encendida profundizaremos en este tema en el Curso de Voluntariado con Enfoque Intergeneracional donde exploraremos las maneras de aplicar el enfoque intergeneracional en diferentes programas sociales y su rol en la transformación social, y contaremos con la presencia de tres profesionales de este campo para poner en común diferentes conocimientos, experiencias e iniciativas contemporáneas en el área intergeneracional de la acción social.

En España hay alrededor de 1,8 millones de personas mayores solas que tras toda una vida de experiencias, aprendizajes y aportación a la sociedad se ven excluidas e infravaloradas justo en el momento vital en el que tanto tienen que aportar. Si estás pensando que más que saber quisieras hacer más también puedes unirte a la red de personas voluntarias que realizan acompañamientos con personas mayores. En el blog Vídeos Mayores puedes ver testimonios sobre diferentes acompañamientos donde se muestran de primera mano experiencias de acompañamiento, cómo comenzaron, cómo evolucionaron, y anécdotas sobre cómo ha cambiado desde entonces el mundo.

Si quisieras comenzar a compartir con ellas para que te compartan sus vivencias, ponte en contacto con el Punto de Información de Voluntariado de la Fundación Montemadrid, y te ayudaremos a encontrar oportunidades que encajen con lo que buscas.

Sara Carrasco
Punto de Información de Voluntariado
Fundación Montemadrid
La Casa Encendida
1ª Planta, Mediateca
T  91.468.78.40