curso_basico_voluntariado_th_0

Según se acerca el verano mucha gente empieza a planear sus días libres, barajando entre viajes, vacaciones, e incluso voluntariados internacionales. Para aquellas personas debatiéndose internamente sobre los beneficios, el cómo hacer, o el para qué del voluntariado internacional este post puede servirles de ayuda.

El voluntariado internacional bien hecho puede ser una herramienta que aporta a la ciudadanía global, aquella que fomenta modelos de convivencia inter-culturales, inter-étnicos e inter-género donde la diferencia más que respetarse o tolerarse, es celebrada.

Para que esto sea así es importante no caer en actitudes paternalistas o asistencialistas, ni imponer visiones del Norte en el Sur global. Se trata más bien de romper con las estructuras que fomentan la dependencia de uno hacia el otro, y reconocer el valor de nuevos modelos de desarrollo endógenos. Es decir, modelos de desarrollo que se proponen desde los pueblos y países que se denominan en desarrollo (el Sur global).

El voluntariado internacional puede servir como fuente de aprendizaje e intercambio de saberes desde donde es posible construir modelos más inclusivos, justos, solidarios, y respetuosos con la naturaleza.  Es una tarea realmente emocionante, pero, ¿por dónde se empieza? El primer paso sería asegurarnos de que queremos realizar un voluntariado internacional, y no lo estamos confundiendo con un viaje solidario, también conocido como turismo responsable.

voluntariado_exclusion_social_th

 

PASO 0: ¿Qué busco realmente?

Los viajes solidarios y otras iniciativas de turismo responsable son visitas de dos a doce semanas de duración que se realizan sobre todo a países del Sur global. Tal y como indica el Manual de Voluntariado Internacional de Iruña-2014, toda actividad lúdica, formativa y económica se desarrolla en un marco de “respeto máximo a la integridad cultural, diversidad biológica y modos de vida de las poblaciones locales”. Sus objetivos son, por un lado, impulsar economías empobrecidas para aumentar sus ingresos, y por otro, promover “el conocimiento de la realidad local como vía para la sensibilización y toma de contacto de otras culturas y formas de hacer”.

Al contrario que los viajes solidarios, un voluntariado internacional sí va a incluir la realización de una tarea concreta. Los voluntariados internacionales se pueden dividir en cuatro grandes grupos: los campos de solidaridad, las brigadas de solidaridad, la formación-acción, y por último, el voluntariado internacional a larga duración (de seis meses a tres años).

PASO 1: Voluntariado internacional… ¿de qué tipo?

Los campos de solidaridad consisten en convivir en el día a día con las personas del país en el que nos encontramos, pudiendo así entender mejor los retos a los que se enfrentan y trabajar conjuntamente para solventarlos. Se trata de una adhesión a una ONG o proyecto local donde nos convertimos en miembros temporales del equipo, a menudo resultando en “actitudes más comprometidas y respetuosas con los pueblos del Sur”, al igual que una continuación del trabajo de sensibilización y apoyo a su causa una vez se haya regresado al país de origen.

Las brigadas de solidaridad “son viajes en grupo que se realizan a países del Sur de la mano de organizaciones y movimientos sociales locales”. Su estructura y objetivo es parecido al de los campos de solidaridad diferenciándose en el hecho de que hay más hincapié en el trabajo que realizaremos tras haber regresado a nuestros países de origen. De este modo a veces las actividades se reducen a un intercambio de información, reflexiones, y análisis de la problemática con la mirada puesta en desarrollar acciones solidarias desde los países de donde proceden las personas voluntarias.

El voluntariado de formación-acción contiene una base teórica que se incluye en formación previa a la llegada al país del Sur, y que a veces continúa durante la estancia. Se trata de combinar lo aprendido en las aulas, en los libros, y en las noticias, con una vivencia en carne y hueso en terreno. Al igual que el resto de voluntariados internacionales el propósito es concienciar al personal voluntario e impulsar un mayor compromiso con la justicia social.

Por último, el voluntariado internacional a largo plazo es la participación en proyectos locales durante períodos de tiempo más largos. Éste a menudo requiere un mínimo de experiencia en voluntariado, formación previa más extensa, y desde luego, la capacidad de comprometerse a largo plazo.

Como con todo tipo de voluntariado, el voluntariado internacional requiere un momento de reflexión antes si quiera de comenzar la búsqueda de una entidad u ONG con quien realizar el voluntariado. Este es el momento donde nos sinceramos con nuestras preferencias, pasiones, y también, nuestros límites. Sin duda, aunque tengamos toda la buena intención de ayudar lo máximo posible allá donde se necesite, es importante que reconozcamos los contextos y situaciones donde no nos va a ser posible realizar una buena labor voluntaria. Esto puede darse por múltiples razones: poca tolerancia al estrés, al calor o al frío, no hablar ciertos idiomas, no tener un interés específico en ciertas áreas, etc.

Por lo tanto, imagina situaciones donde se entrelazan tu deseo de aportar por la transformación social y también tú deseo de disfrutar. Aunque pueda resultar extraño poner el énfasis en el disfrute en vez de ayudar, realmente es necesario entender la acción voluntaria dentro de un marco de equilibrio entre estos dos objetivos. De este modo, la acción voluntaria es, en muchos sentidos, el disfrute de ayudar, de saberse útil al realizar acciones que disfrutamos haciendo.

PASO 2: Compromiso con la realidad y las herramientas para transformarla

Toma un momento y analiza el mundo que te rodea. ¿Qué injusticias te vienen a la cabeza? ¿En qué realidades crees que puedes aportar más? ¿Qué acciones te parecen necesarias para transformar ésa realidad? Una vez hayas contestado a estas preguntas puedes comenzar una búsqueda detallada de una entidad u ONG donde realizar tu voluntariado. Fíjate en la misión, visión, principios, prácticas, transparencia y efectividad de sus acciones.

Si realizas bien este análisis podrás tener la tranquilidad de saber que estás colaborando con personas que comparten tus valores y además llevan a cabo maneras efectivas de ponerlos en práctica.

voluntariado comunidad

PASO 3: Encuentra una organización

Hay un sinfín de buscadores de oportunidades de voluntariado (hacesfalta.org, idealistas.org, servicio civil internacional… ¡un montón!). Aquí tienes el enlace al Manual de Voluntariado Internacional de Iruña-2014, un documento que te guiará tanto en la búsqueda de la entidad adecuada como en otros aspectos sobre voluntariado internacional. Y si te interesa una asesoría más personal, no dudes en ponerte en contacto a través del Punto de Información de Voluntariado de la Fundación Montemadrid.

PASO 4: Infórmate bien del acuerdo establecido, tus derechos y deberes 

Antes de ir asegúrate de que entiendes las condiciones del acuerdo, las tareas que se espera que lleves a cabo, cuáles serán el horario, los gastos, y sobre todo, las condiciones de seguridad mientras estés realizando el voluntariado. La entidad tiene el deber de cubrir tu seguro médico o facilitarte el acceso a un seguro médico diseñado especialmente para personas voluntarias a menudo con un coste reducido. Infórmate también sobre las condiciones climatológicas, políticas, sociales, y económicas del país a dónde vas, es tu responsabilidad.

PASO 5: Actúa

Una vez ahí trata con respeto. Recuerda que estás ahí para aprender ayudando. Ten siempre estos dos propósitos en mente y procura ir equilibrándolos para así no agotar con preguntas, ni tampoco pensar que puedes ayudar sin preguntar porque piensas que “ya tienes todas las respuestas”. Trata de aprender al menos cuatro o cinco frases básicas en el idioma del país, sé lo más consciente que puedas de las costumbres y los significados que toman ciertos gestos, escucha a los miembros de la ONG con la que colaboras y no dudes en compartirles dudas o inquietudes, están ahí para guiarte y apoyarte.

Si tienes tiempo, mantén un diario. Éste puede ser fotográfico, de dibujos, impresiones, frases cortas, o reflexiones largas: lo estarás haciendo para ti, así que escoge el formato que prefieras y documenta tu vivencia. Más tarde lo agradecerás.

PASO 6: Por último: vuelve y mira el mundo de nuevo

¿Parece otro?

Recuerda lo que pensaste en el paso 2, ¿ves cosas nuevas, o las mismas de otro modo? Si es así, habrás realizado un voluntariado transformador pasando a ser parte inclusiva e incluida en la convivencia global.

 

Sara Carrasco

Punto de información al voluntariado

Fundación Montemadrid

La Casa Encendida
C/ Ronda de Valencia 2,
1ª Planta, Mediateca
T  91.468.78.40