The-Flying-Nun-the-flying-nun-28014414-340-248

 

Hadewijch  (2006) del francés Bruno Dumont,  uno de los cineastas imprescindibles de lo que llevamos de siglo,  narra la historia de Céline una monja joven tan devota y radical que es expulsada de su congregación. La vuelta a la rutina de la vida real guiada por su intenso amor a Dios y su rabia harán que tome decisiones descabelladas. Una historia contada con tal particular crudeza que nos hace recordar a esas otras religiosas inusuales e inolvidables de la historia del cine.

Chus Lampreave en Entre tinieblas (Pedro Almodóvar, 1983)

Empezamos, con permiso de Sor Citröen, por la que probablemente sea la monja más querida para el cinéfilo nacional. Chus Lampreave destacaba en la película más irreverente y libre de Pedro Almodóvar, interpretando a Sor Rata de Callejón, una monja de la congregación de las Redentoras Humilladas que sueña con salir del convento y vivir una vida llena de fama, lujo y romance, mucho romance.

Sally Field en La monja voladora (Serie de televisión, 1967 – 1970) 

Sally Field, una de las novias de América más longevas, iniciaría su carrera con esta bizarra sitcom con la religión como telón de fondo y el buenismo propio de la televisión norteamericana de la época: la hermana Bertirlle (Sally Field) del convento de San Tanco de Puerto Rico, pesa solo 40 kgs, y lleva una gran toca en la cabeza permitiéndole volar si la brisa sopla fuerte. Un don al más puro estilo Superman que le permite ayudar a los demás aunque estos no necesiten necesariamente su ayuda.

Deborah Kerr en Narciso Negro (Michael Powell, Emeric Pressburger, 1947)

Para muchos, una de las películas más bellas de la historia del cine. Era la época del Technicolor y la fotografía, la dirección artística y la ambientación en un antiquísimo templo del Himalaya hacen de Narciso Negro una de la dramas psicológicos más bellos sobre los sinsabores de la religión y la fe. También es una de las películas fundamentales de Deborah Kerr, quien borda este papel de monja que se debate entre la devoción y el deseo en un film que, por muy ridículo que nos resulte ahora, tuvo que sortear las tijeras de la censura y fue estrenado con polémica.

La hermana Jane Ingalls en Orange is the new black (Serie TV, 2014) 

Que los personajes que habitan la prisión de Litchfield y que recorren la serie Orange is the new black estén basados en personas y situaciones reales consigue elevar el interés de sus tramas y personajes. Uno de ellos es la Hermana Jane Ingalls, una de las monjas más rebeldes de la televisión que coge su nombre, con bastante mala leche, de la familia norteamericana más modélica: los Ingalls de La Casa de la Pradera . A pesar de haber sido excomulgada antes de ingresar en prisión por su soberbia y el uso de la violencia para defender sus ideales, la hermana Jane sigue dando guerra en la cárcel sin dejar de estar comprometida con sus creencias religiosas.

Lindsay Lohan en Machete (Robert Rodríguez, Ethan Maniquis, 2010)

Tuvo que ser Robert Rodríguez quien le diera a Lindsay Lohan el papel que estuviera a la altura de su salvaje personalidad en Machete (2010). Lohan interpreta a April Benz también conocida como “The Sister”, una chica de la alta sociedad con un enfermiza pasión por las armas. Es mítica la escena en la que descubre todo su arsenal debajo de su vestido de monja.