Häxan_cover_blackhaxan-135859165-large

 

No solo de Salem vive la brujería. Antes de que el escritor Arthur Miller hiciera inmortal la leyenda con su obra de teatro en 1950 y las múltiples adaptaciones cinematoráficas y televisivas de “Las brujas de Salem” posteriores,  Häxan, la brujería través de los tiempos había marcado un hito en la representación del mito de la bruja. Si la semana pasada veíamos una de sus últimas manifestaciones con la alucinada versión de Rob Zombie en The Lords of Salem, La Terraza Magnética viaja hacia el pasado y nos trae la película pionera del género, un imprescindible del cine mudo al que pondrá música en directo la banda Akasha y lo súper.
1. Hito del cine terror:
Construida a partir del estudio realizado por el director danés Benjamin Christensen de El martillo de las brujas, manual alemán del siglo XV que ofrece una amplia variedad de formas de cómo reconocer y procesar a una bruja, Häxan (1922) ha pasado a formar parte de la historia del cine mundial no solo como un hito del cine mudo sino, además, como la obra fundacional del género de terror: así como Metrópolis de Fritz Lang (rodada tan solo un lustro después) compondría para siempre el imaginario universal de la ciencia ficción, Häxan haría lo propio con la representación de las brujas, el diablo y el infierno para el séptimo arte.
2. Censurada en la época por detractores y ¡¡por la propia productora!! 
A pesar de la gran acogida que tuvo en salas el año del estreno en Dinamarca, Suecia, país vecino, prohibió su exhibición respaldada por el consentimiento de Svensk Filmindustri, la mismísima productora de la película. Estados Unidos prohibió la película directamente. ¿Por qué? Por su alto contenido sexual, violencia, vejaciones y torturas y por mancillar explícitamente símbolos sagrados que cuestionaban los valores del catolicismo. Años más tarde, en los sesenta, se editaría una versión a la que se añadió música jazz y la narración en off del escritor beat William Burroughs. Y es que de Häxan podréis encontrar muchas versiones con extensiones retocadas, pero no que no os llevéis a la confusión: la versión de 104 minutos de este sábado que podréis ver en La Casa Encendida es la original.
3. Una bruja florista…
Sin duda, para aquellos que veáis Häxan por primera vez  quedaréis impresionados por Maren Pedersen, la actriz que hace de anciana acusada de brujería y que sufre en sus carnes todo el peso de la Santa Inquisición. Para esta interpretación, que va de lo grotesco al sufrimiento más desgarrador, el director Benjamin Christensen contó con una florista de 68 años que encontró en la calle. Christensen no solo quedó encantado con su potente físico, sino que quería aprovechar el desprejuciamiento propio de los actores no profesionales.
 4. … y un director endemoniado
No solo la florista Pedersen es la única no profesional de la película, el mismo Christensen se reservaría nada más y nada menos que el papel de diablo (caracterizadísimo, eso sí) y, en una aparición mucho más breve, el de Jesucristo. Además, el director aparece mirando a cámara al principio, rompiendo la cuarta pared y avisándonos de lo que estamos a punto de presenciar.

5. Influencia de Häxan

A pesar del reconocimiento actual, la película no tuvo en su momento el prestigio de otras de ese mismo año. Aún así, su influencia es palpable en directores incuestionables de la época como F.W. Murnau quien se fijaría en Häxan para concebir su Fausto en 1926 y en buena parte de la obra del también danés Carl Theodor Dreyer quien asimilaría todo el padecimiento de la bruja de Christensen para La Pasión de Juana de Arco en 1928 o en Dies Irae en 1943. Tal es su innegable influencia a lo largo del siglo pasado que la productora de otra de las brujas más famosas de la historia del cine El proyecto de la bruja de Blair, toma su nombre de la película: Haxan Films.

¡¡Os dejamos aquí con el trailer para que acabéis de animaros!! Puedes conseguir tus entradas aquí.