El viernes pasado, alumnos de 3º y 4º de la E.S.O de un instituto de Humanes y otro de Torrelodones colonizaron distintas áreas de La Casa Encendida con una cámara en mano y un micrófono, como verdaderos reporteros teenagers.

IMG_4952

La exposición Generación 2017, en la que se muestran obras de arte contemporáneo de artistas algo más mayores que estos estudiantes, fue uno de los escenarios donde empezaron a jugar a ser periodistas. Con un plató como La Casa Encendida, muchos terminaron cuestionándose la definición de arte, o si el sistema educativo valora la formación artística.

 

IMG_4944

Otro de los grupos partió de la idea de que “no sentimos nada y lo vemos todo” para preguntarle a una compañera con los ojos vendados sobre sus inseguridades. Toda una muestra de cómo un grupo de chavales percibe las consecuencias de la era de la sobreinformación.

 

IMG_4957

Después de haber jugado a ser profesionales de los medios mientras recorrían los distintos rincones de La Casa, los estudiantes se acercaron a la exposición de Antonio Ballester Moreno ¡Vivan los Campos libres de España! y, como auténticos comisarios, explicaron a sus compañeros la obra de este artista. La segunda actividad de la mañana surgió en contraposición a la obra de Ballester: cada grupo se propuso el reto de elaborar un collage abstracto titulado Campos de cemento y hormigón, donde representaron “ciudades contaminadas, sin verdes ni azules”, como explicaba uno de los alumnos.

 

IMG_4964

En la Terraza de La Casa Encendida trabajaron en sus collages utilizando materiales como cartones, cartulinas en tonos oscuros o papeles de seda y después los presentaron frente al resto de sus compañeros. Inmersos en el proceso creativo, se les escuchaba plantearse dudas sobre las composiciones como “¿por qué no nubes negras”? o “qué os parece hacer un sol en 3D?”.

 

IMG_4987

La Casa Encendida es una casa para todos, desde adolescentes en pleno proceso de cambio disfrazados de periodistas, pasando por universitarios que hacen uso de las salas multimedia, hasta llegar a jubilados que disfrutan de la mañana en la Cafetería o en otras actividades. Es curioso como dentro de las paredes de esta casa, cada generación encuentra su sitio.