El festival ÍDEM 2017 sigue en La Casa Encendida consolidándose como un evento de referencia por acercar al público propuestas de gran nivel artístico articuladas en torno a los grandes temas que preocupan o afectan a la sociedad actual.

En los últimos días hemos recibido el proyecto escénico Still in Paradise de la mano de Yan Duyvendak y Omar Ghayatt. Los artistas suizo y egipcio iniciaron su proyecto tras el atentado del 11-S sobre las Torres Gemelas, en una situación en la que el miedo al Islam creció de manera considerable. Crearon Made in Paradise en 2008 para hacer frente a ese temor e intentar abrir la mente a numerosos países occidentales. Tres años después de dar por concluido su trabajo, tuvieron que salir a escena de nuevo con Still in Paradise motivado por el empeoramiento de la crispación de Oriente y Occidente.

La obra trae consigo la responsabilidad de intentar dejar a un lado los prejuicios sobre el Islam y crear una visión propia traspasando los tópicos y las presiones del capitalismo. Se representa por primera vez en España y en castellano por el encargo del festival ÍDEM. De todo esto y más pudimos hablar con Yan Duyvendak.

 

_MG_6374Still_In_Paradise_BAJA

 

¿Por qué decidís recuperar un proyecto que habíais concluido hace tiempo?

A finales de 2014 pensábamos que el problema se había disipado un poco, pero en una de nuestras últimas actuaciones de Made in Paradise, hubo un momento en el que la gente habló de lo que sabía sobre el Islam y nos dimos cuenta de que había una violencia increíble, un ambiente horrible. Se veía que ya no era el miedo hacia el Islam, sino que había odio. En un principio pensábamos que habíamos finalizado con este espectáculo, pero nos dijimos que teníamos que retomarlo para intentar conseguir una unidad en la gente y que esta situación no siga evolucionando a peor. Conozco los medios que tenemos, somos artistas y es complicado, pero podemos intentar dejar la conversación abierta.

Vuestro formato de espectáculo es peculiar, cada noche es distinta, ¿puedes contarnos en qué consiste?

La pieza comienza con una presentación de doce fragmentos que están a disposición de la votación de la gente. No enseñamos todo lo que tenemos preparado, únicamente escenificamos cinco fragmentos, que son los que ha decidido el público tras su votación. Esto lo hacemos para mostrar que el problema es demasiado grande y complejo, que solo podemos enseñar algunas partes, matizar por párrafos. Para finalizar la noche siempre realizamos el fragmento en el que los refugiados llegan a Europa.

_MG_6405Still_In_Paradise_BAJA

¿Puede ser una crítica hacia el sistema democrático? Pedís al público que elija qué quiere ver pero finalmente representáis lo que vosotros decidís.

Totalmente, nos dijimos que teníamos que conseguir representar en nuestro proyecto los distintos modos de funcionamiento que tenemos en nuestra sociedad. Así que hacía falta una presentación de un fragmento en el que la gente vote y después utilizar la dictadura, para representar el fragmento que nos interesa a nosotros sin contar con ellos. Lo hacemos para intentar hacer entender a la gente que no en todos los lugares se da el mismo sistema de gobierno. Y también abrir la mente hacia la gente que piensa que la democracia es el único sistema válido, ya que no suele haber una democracia real válida en todo momento.

¿De dónde viene el nombre Still in Paradise?

Made in hace referencia al capitalismo y Paradise es esa imagen ideal dentro del Islam. Es la confrontación entre el capitalismo y religión. Y Still in Paradise es para decir que todavía estamos ahí, en el paraíso podrido.

 

IMG_8166

¿Cuáles son las sensaciones que recibís respecto al anterior proyecto?

La hemos hecho como 120 veces en otros países y depende mucho de cómo sea la situación local. En Italia, por ejemplo, fue extraño que no hubiese mucho conflicto en relación con los musulmanes, pero en Francia sí que fue muy complicado. Estamos muy ansiosos por saber cómo va a ir la cosa aquí en España sobre todo tras los últimos atentados en Barcelona.

 

El festival Ídem sigue con su programación en La Casa Encendida hasta el 24 de septiembre.