DIS en La Casa Encendida

El colectivo DIS está detrás de una de las exposiciones del año: Pulgares que escriben y se deslizan. Red de entretenimiento educativo de DIS que podrá visitarse desde el 2 de febrero en las salas A, B y C de La Casa Encendida.

DIS está compuesto por Lauren Boyle, Solomon Chase, Marco Roso y David Toro. Su proyecto colaborativo, radicado en Nueva York, nació con el estallido de la crisis en 2009, en principio como una larga conversación a través de mails que de manera natural desembocó en DIS Magazine, una revista en la que nuevas formas y contenidos urgentes iban estrechamente unidos, articulados sobre ejes temáticos insoslayables para el momento (Stock, Disown, Privacy o Disaster entre otros).

El trabajo que ha desempeñado hasta ahora el colectivo puede definirse como “agitador”, en el sentido de haber animado la participación de distintos artistas y teóricos bien a través de la revista, lanzada en 2010 y en funcionamiento hasta el noviembre pasado (aunque aún puede consultarse como archivo), bien a través de su comisariado de la novena edición de la Bienal de Berlín (en 2016) o de su proyecto más reciente: un canal online de educación y entretenimiento (edutainment) con vídeos que se añaden semanalmente y que pueden verse durante 30 días. En la presentación de la web se indica: “Cada vídeo propone algo ─una solución o una pregunta─, una manera de reflexionar sobre nuestra cambiante realidad”.  Como ellos mismos explican en la entrevista realizada por Tania Pardo para el cuadernillo que se repartirá en la exposición, si su proyecto ha mutado a un canal de vídeos es porque “la gente ya no lee”, por lo que la nueva plataforma parece el mejor sistema para seguir investigando en el presente hiperlinkeado y ahistórico en el que vivimos y que es el hábitat natural para la generación Z.

La exposición funciona como otro dispositivo de investigación de esta realidad que se ha soltado de la línea temporal: al modo de una parrilla de programación, en las pantallas dispuestas en cada una de las salas emite en bucle los programas que remedan formatos convencionales, siempre con el filtro de cada uno de los muchos artistas implicados, la mayor parte de los cuales han nacido entre los años 70 y 90.

El título deriva de una pregunta perturbadora:

¿Quién necesita un cerebro cuando tenemos pulgares que pueden escribir y deslizarse por la pantalla, buscando el conocimiento en un océano de información en línea demasiado extenso para la capacidad de la mente humana?

¿Tiene respuesta? Podremos buscarla en las siguientes piezas de la exposición:

Will Benedict, estadounidense residente en París, y Steffen Jørgensen, radicado en Copenhague, vuelven a colaborar en The Restaurant, un magazine de cocina con tintes políticos. MAD, además del acrónimo de “Mothers and Daughters”, es el título del programa de debates, precisamente sobre las relaciones entre madres e hijas, a cargo de la artista y cómica Casey Jane Ellison. Otra de las piezas consiste en una ponencia sobre Paul B. Preciado que dará McKenzie Wark, experto en Estudios Culturales y profesor en The New School de Nueva York; su descubrimiento y admiración por el filósofo están bien registrados en este artículo. Se emitirá un capítulo de Circle Time para niños. Uno de los programas se centrará en el seasteading o la construcción de viviendas en territorios marítimos internacionales; lo han realizado Jacob Hurwitz-Goodman y Daniel Keller. Hurwitz-Goodman tiene una larga trayectoria como documentalista y como realizador de videoclips; Daniel Keller es artista y lleva años interesado en el seasteading. En este enlace se puede leer la conversación que mantuvo con los arquitectos Alessandro Bava y Martti Kalliala para el número especial sobre Distopía en la desaparecida DIS Magazine.

En sus vídeos, Ilana Harris-Babou suele retorcer formatos tutoriales hasta transformarlos en otra cosa; en Reparations Hardware, su pieza para esta exposición, ofrece una guía para restaurar muebles que acaba convirtiéndose en una propuesta de desagravio a la comunidad afroamericana. Por otro lado, el trabajo de Cristopher Kulendran Thomas investiga la deslocalización y su relación con la tecnología: su pieza, en colaboración con Annika Kuhlmann, gira alrededor de la desaparición de la ciudadanía en la nube. Sobre la relación entre la propiedad del suelo y la desigualdad tratará el economista y profesor en la Universidad de Bonn Moritz Schularick en una colaboración de la revista Maroon World, editada por Travis Gumbs y Cynthia Cervantes, procedentes del mundo de la moda y la publicidad antes de lanzarse a la edición. Para otra de las piezas el estudio Culture Sport, proyecto del ex director asociado de Rizhome John Michael Boling, ha generado al presentador virtual Chus. Está basado en la comisaria Chus Martínez, tiene la voz del músico Ian Isiah y diserta en tono de broma sobre el arte, su carácter conservador, y el futuro del aprendizaje.

Otros de los artistas participantes con emisiones de continuidad son Darren Bader, Anastasia Davydova Lewis y Eno Swinnen, Ada O’Higgins, Babak Radboy, Lance Tooks, Ryan Trecartin, Kim Laughton, Amalia Ulman y Malte Zander. El trabajo de todos ellos está relacionado con el arte digital, los renders o el Net art en interacción con otras técnicas como la escultura o la literatura, según los casos.

La exposición Pulgares que escriben y se deslizan. Red de entretenimiento educativo de DIS se inaugura el 1 de febrero en La Casa Encendida, y puede visitarse hasta el 13 de mayo.

SWEET o Los límites de la abundancia

Anterior

SWEET o Los límites de la abundancia
¿Qué le interesa a la Generación 2018?

Siguiente

¿Qué le interesa a la Generación 2018?

Suscríbete a la newsletter de La Casa Encendida

Suscribirme*

* Con esta acción aparecerá premarcada en el formulario la opción para recibir la newsletter