Imagen de: Tambako the Jaguar

El lobo de cerca

La mala fama y un gran poder de seducción acompañan desde siempre al lobo, un animal a la vez cercano y extraño para nosotros. En cierto modo es como un socio del que nos separamos hace tiempo, y hacia el que albergamos sentimientos ambivalentes, aunque ya no recordemos por qué.

El ciclo El lobo, acercándonos para conocerlo mejor propone tres largometrajes con debate posterior para ayudarnos a comprender la naturaleza de este cánido cuya relación con el ser humano ha estado siempre llena de altibajos. El naturalista Luis Miguel Domínguez, defensor activo de los lobos (de los que dice: “Conozco a los lobos y los admiro y sé que en ellos se da la gran verdad: el trabajo en equipo les hace indestructibles y aún más libres y poderosos”) y asistente a uno de los debates, nos da unas pistas sobre la situación actual del lobo y los peligros que corre.

 La situación del lobo en el mundo y en la Península Ibérica
La situación del lobo en el mundo es de acoso y derribo, muy similar a la de España. En todo el planeta hay diferentes razas de lobo que se encuentran en diferentes lugares, lo mismo en Siberia que en Etiopía, en diferentes países de Europa… pero sigue siendo un animal perseguido y proscrito. Claro que en muchos de esos países hay una legislación que lo protege, cosa que en España no ocurre. Lo primero que hay que decir es que en España el lobo es una rareza zoológica. Es una joya, una joya de la naturaleza, por la razón de que el lobo ibérico es un endemismo, es decir, es un animal que sólo aparece en la Península Ibérica, y que compartimos solamente con Portugal. Es un animal que existe tanto en Portugal como en España, pero en Portugal el lobo está estrictamente protegido por ley, en todo el territorio, y en España no. Esa es la gran diferencia. Por eso las personas que defendemos al lobo, en el caso de Lobo Marley y mi propia persona, lo que pedimos es que se equipare la legislación española a la legislación portuguesa, para que al fin y al cabo tengan el mismo trato legal en ambos países.

 En España, en determinadas comunidades autónomas, al lobo lo puedes matar si tienes dinero para hacerlo. Estoy hablando por ejemplo de Castilla y León. En Castilla y León puedes matar un lobo como si fuera un jabalí o un corzo. O una rata. Los lobos en España se matan por muchos motivos, desde luego también por la caza. Indudablemente la industria cinegética ve en el lobo un trofeo valioso, lo que a nosotros nos parece indecente y falto de ética. Por otro lado es verdad, y esto hay que decirlo, que el lobo padece “las 17 españas”. Es decir, hay comunidades autónomas donde el lobo ibérico está estrictamente protegido. Por ejemplo, la Comunidad de Madrid. Porque Bruselas dice que el lobo, al sur del Duero, debe estar protegido en su totalidad. Por  tanto, cualquier comunidad autónoma que esté al sur del Duero tiene que tener su población de lobos protegida. Pero en lugares como Asturias, como Cantabria, como La Rioja, como Castilla y León, se permite que estos animales sean masacrados.

La relación tradicional del lobo con el hombre
Hay una relación que no podemos olvidar, aunque muchos la ocultan, que es una relación de cercanía. Me atrevo a decir que de colaboración y de amistad. Se sabe, hay estudios científicos sobre ello, que lobos y hombres han compartido el mismo techo, la misma cueva. Los propios celtíberos, en su cultura, consideraban al lobo como un animal que era una deidad, era un dios. Y por tanto la relación de hombres y lobos ha sido siempre muy estrecha. El problema es cuando el hombre rompió el pacto. Y decidió que toda la carne era suya: en ese mismo momento hombres y lobos se separaron: Aún hoy en día el lobo sigue siendo realmente traicionado. Esto lo podemos resumir en una cuestión que es muy de titular rápido y facilón en la prensa, y es que los lobos comen ovejas y por tanto afectan a la ganadería. Pero sabemos, con datos en la mano, que eso no es así. Los lobos hoy, en España, afectan a menos de un uno por ciento de la cabaña ganadera. Concretamente un cero coma siete del ganado que hay en España se ve afectado por el ataque del lobo. ¡No llega ni a un uno por ciento! De manera que ese no es un problema.

Cómo se protege a los lobos
Las instituciones tienen que hacer lo que pida una sociedad . Y una sociedad el siglo XXI lo que dice es que una especie de peligro de extinción, de esa belleza, de ese poderío, y de esa autenticidad no se puede extinguir. Por tanto lo que tienen que hacer las instituciones es proteger, conservar, generar el hecho normativo, las leyes que permitan que los lobos no se extingan de nuestra península. Y eso es lo único que a mí me parece que deben hacer. A una persona yo le pediría que se uniera a un movimiento ciudadano que ahora mismo engloba a cientos de miles de españoles: Lobo Marley. Es una entidad ciudadana, no es ni siquiera una ong, es una plataforma ciudadana en defensa del lobo ibérico y que pide su protección.

Coda: La suerte de ver un lobo
Podemos tener la suerte de ver un lobo si el lobo quiere que eso ocurra. Sabemos por experiencia que los lobos son animales que siempre nos ven mucho antes de que nosotros los veamos a ellos. Y por tanto, ellos deciden cuándo se dejan ver o no. Es verdad que podemos sorprenderlos, pero muy pocas veces. Lo que es cierto es que si dejásemos de perseguirlo, el lobo, que es un animal muy social, se dejaría ver en cualquier paseo por España.

El lobo, acercándonos para conocerlo mejor:

  • 15 de noviembre: Los lobos no lloran (Carroll Ballard. Estados Unidos,1983): Drama de aventuras adaptado de una novela de Farley Mowat y ambientado en la tundra canadiense, adonde un biólogo acude para investigar la misteriosa plaga de muertes de caribús.
    Asiste al debate Mauricio Antón, ilustrador y paleoartista.
  • 21 de noviembre: Las montañas del lobo (Joaquín Gutiérrez Acha. España, 2003): Documental sobre dos lobos errantes que se separan de la manada en las brumosas montañas del norte de la Península Ibérica.
    Asiste al debate David Nieto Maceín, autor del libro Lo que el lobo sabe y miembro del equipo de la etóloga Jane Goodall.
  • 22 de noviembre: El valle de los lobos (Jean-Michel Bertrand. Francia, 2016). Documental sobre la búsqueda de la huella del lobo en los Alpes, de donde se supone que desapareció hace casi un siglo.

Asiste al debate Luis Miguel Domínguez, naturalista, director del Gabinete de Historia Natural de Madrid y presidente de la plataforma Lobo Marley.

Todas las películas se proyectan en versión original con subtítulos.

Tawakkol Karman. Cómo levantar las sociedades del futuro

Anterior

Tawakkol Karman. Cómo levantar las sociedades del futuro
Retos actuales del mundo árabo-musulmán

Siguiente

Retos actuales del mundo árabo-musulmán

Suscríbete a la newsletter de La Casa Encendida

Suscribirme*

* Con esta acción aparecerá premarcada en el formulario la opción para recibir la newsletter