Imagen de: Syriana2011, Plaza Al Assy en Hama, 22 de julio de 2011

Retos actuales del mundo árabo-musulmán

Invitamos a Jesús Núñez, director del curso El mundo árabo-musulmán en transformación, a que nos ofrezca una aproximación a los retos a los que se enfrentan estos países. El curso ha tenido lugar dentro del programa Contextos internacionales de La Casa Encendida; es la tercera edición de un seminario coordinado por el Instituto de Estudios sobre Conflictos y Acción Humanitaria (IECAH), dirigido a personas que trabajan en el marco de la cooperación al desarrollo o en acción humanitaria, en el mundo académico o el periodismo, y dedicado al análisis de la diversidad del mundo árabo-musulmán desde la perspectiva de la seguridad internacional, teniendo en cuenta los factores sociales, políticos y económicos.

El director del curso, Jesús Núñez, codirector del IECAH, nos ofrece unos apuntes sobre el estado de estos países.

Aproximación a la situación general de los países árabo-musulmanes:

Muchos de estos países desgraciadamente sufren, con diferentes niveles de preocupación, bajos niveles de desarrollo social y económico y también hay casos de limitaciones en el orden político. No hay prácticamente una sola democracia en la región, y por otro lado hay países que están sufriendo violencia en grados preocupantes. En algunos casos, con conflictos abiertos; en otros casos, con estados fallidos como Libia o Yemen y, en otros, con una falta de voluntad para atender a las necesidades del conjunto de sus poblaciones y con respecto a sus derechos.

Sobre la repartición del poder:

Formalmente, unas veces tenemos repúblicas y otras monarquías, pero en cualquiera de esas modalidades el hecho claro es que no hay ninguna democracia consolidada. Hablamos de regímenes políticos donde se da un alto grado de corrupción, de ineficiencia y de autoritarismo. Por lo tanto, vemos también que hay países en los que, a pesar de tener un formato de república, se van heredando los cargos al frente del país, como es el caso de Siria y como pretendía ser el Egipto de Mubarak o la Libia de Gadafi o como el Irak de Sadam Hussein. Por tanto, el poder está concentrado en manos de unas élites muy reducidas en número, mucho más preocupadas, en términos generales, de defender sus propios privilegios y beneficios, y sin atender de manera adecuada a las necesidades y a las expectativas de una población que por otro lado está aumentando de manera muy significativa, una población joven, lo que significa cubrir áreas de educación, de sanidad, de vivienda, de trabajo, cosa que no ocurre en la práctica totalidad de esos países.

Sobre la influencia de la descolonización:

Evidentemente, ya han pasado muchos años desde la descolonización de buena parte de esos países. En otros es más reciente. En Bahrein o Emiratos Árabes es de 1971, pero otros países, ya al final de la Segunda Guerra Mundial y algunos incluso antes, habían llegado ya a convertirse en estados soberanos. Pero en cualquier caso, aunque se añadan muchos más componentes como resultado de malas políticas de los gobernantes de estos nuevos países independientes y hasta hoy, es obvio que hay que incluir la colonización y la descolonización (fundamentalmente una cuestión europea) a la hora de explicar y de entender cómo es que esos países están en la situación actual, porque recordemos que fue una descolonización que creó estados artificiales, fragmentando territorialmente zonas que obligaban a vivir juntas a comunidades que no deseaban vivir juntas y por otro lado separando a comunidades que querían vivir juntas, y al mismo tiempo poniendo al frente de esos países en algunos casos, o apoyando en otros casos, a gobernantes que estaban más preocupados de mantener los lazos con la antigua metrópoli, en la medida en que se beneficiaban de eso, que en atender a sus propias poblaciones. Por lo tanto, es obvio que es un factor a considerar siempre. No el único, y a estas alturas ya no el principal, pero es un factor estructural que explica en buena medida la mala situación de esos países.

Sobre el papel de los países occidentales:

El papel de los países occidentales desgraciadamente no está a la altura de los desafíos de la zona. Si pensamos en el contexto de la supuesta Primavera Árabe que arranca a finales del año 2010, era obvio que se trataba de movilizaciones ciudadanas que demandaban democracia, demandaban estado de derecho y satisfacción de necesidades básicas frente a unos gobernantes que no parecían dispuestos a conceder prácticamente ninguna de esas reclamaciones y ahí la Unión Europea, Estados Unidos y otros países occidentales han cometido dejación de su responsabilidad, no han estado a la altura de sus propios valores y principios. Tampoco en términos más concretos se visibiliza una corriente de ayuda para promover esos estados de derecho, sino que en términos generales vuelve a haber un intento de restablecer la estabilidad a toda costa en esos países, apostando por gobernantes que en ningún caso van a resolver esos problemas. Basta con recordar el ejemplo de Abdelfatah Al-Sisi, el presidente ahora mismo de Egipto, que llega al poder por un golpe de estado, un golpe de estado que supone una bofetada a cualquier movimiento democrático y sin embargo ha sido apoyado, en términos generales, por todo Occidente. Y es sólo un ejemplo de muchos más. Luego, desde ese punto de vista, no puede extrañarnos que desde la perspectiva de la población de esos países haya un generalizado y creciente sentimiento antioccidental en la medida en que, si miran para atrás, ven una historia de un occidente que no ha apoyado sus demandas. Si miran a la actualidad siguen viendo que ese apoyo occidental brilla por su ausencia.

Selección bibliográfica proporcionada por el IECAH para comprender los cambios que está atravesando el mundo árabo-musulmán:

 

*    *    *

El programa Contextos internacionales sigue adelante con los siguientes cursos:

África en la globalización, coordinado por el Insitituto Universitario de Desarrollo y Cooperación (IUDC) de la Universidad Complutense (UCM). Del 14 al 22 de noviembre.

El derecho de asilo: ¿un derecho humano?, impartido por Arsenio García Cores, abogado, docente y perito en Derechos Humanos. Del 21 al 23 de noviembre.

Introducción a la realidad africana: más allá de la cooperación, coordinado por el Grupo de Estudios Africanos (GEA) de la Universidad Autónoma de Madrid. Del 16 de enero al 22 de marzo de 2018.

El lobo de cerca

Anterior

El lobo de cerca
¡HEMOS LLEGADO! Una entrevista con Marcel Dzama

Siguiente

¡HEMOS LLEGADO! Una entrevista con Marcel Dzama

Suscríbete a la newsletter de La Casa Encendida

Suscribirme*

* Con esta acción aparecerá premarcada en el formulario la opción para recibir la newsletter