Voluntarios por Europa

La Comisión Europea financia, a través del programa Erasmus+, el Servicio Voluntario Europeo, que facilita y promueve el movimiento de jóvenes dispuestos a prestar su colaboración en proyectos relacionados con la cultura, la migración, el medio ambiente, los derechos de las mujeres, etc. El Punto de Información de Voluntariado de la Fundación Montemadrid en La Casa Encendida acogió una sesión informativa.

En resumen, lo que hay que saber es que se puede hacer un SVE entre los 17 y los 30 años, que no es necesario tener estudios específicos, que los proyectos duran entre dos y doce meses y que los voluntarios no son ni empleados (aunque se les exige un compromiso) ni cooperantes (por lo que los destinos conflictivos suelen estar descartados). Está todo en internet y se puede consultar aquí al propio ritmo para empezar, pero es necesario acudir a una sesión, donde nos lo explica directamente alguien que conoce los programas de primera mano. Varios jóvenes interesados en el Servicio Voluntario Europeo que acudieron a informarse pudieron conocer el testimonio de otras personas habían disfrutado ya de esta oportunidad o lo están haciendo ahora.

Por ejemplo, Sophie ha llegado de Inglaterra hace un par de meses para desempeñar su labor en la Coordinadora Infantil y Juvenil de Tiempo Libre de Vallecas. Hay que saber que las organizaciones europeas susceptibles de participar en este programa son numerosísimas, y es el voluntario quien se postula directamente para que, una vez aceptado en un proyecto, soliciten su presencia allí a través de una entidad “de envío” de las muchas acreditadas en Madrid. Sophie ha elegido pasar en Madrid este año entre el fin de sus estudios universitarios y su ingreso en el mundo laboral, que es algo que suelen hacer muchos voluntarios. El programa se ocupa del viaje, el alojamiento y la manutención, además de dar un pequeño fijo mensual para gastos personales, pero no deja tiempo para tener “un trabajo” aparte. Sin embargo, muchos participantes en el programa destacan que es una buena manera de ingresar en los sectores que les interesan, de modo que puede considerarse una inversión en la vida profesional futura.

Sophie estudiaba español y buscaba una organización en Madrid con la que compartiese valores. Ahora en la Coordinadora trabaja en la logística, además de impartir talleres de inglés en un centro juvenil de Carabanchel, y a inmigrantes para que ya con unas nociones puedan optar a puestos de trabajo.

Por su parte, Rosario estuvo hace varios años en un proyecto de SVE en Plymouth, al suroeste de Inglaterra. Trabajaba sobre todo con migrantes de Europa del Este, con los que organizaban salidas o a los que daban clases de inglés, pero recuerda con especial cariño a Henry, un niño salvadoreño que entonces tenía 7 años y al que ayudó con los deberes todas las mañanas, durante meses. Rosario dice que ahora está “al otro lado”, puesto que trabaja en Europa Joven Madrid, un servicio del ayuntamiento que asesora a jóvenes que quieren formar parte del Servicio de Voluntario Europeo o tener un proyecto de movilidad en Europa. Dice que hay que hacer un esfuerzo en la difusión, que estos programas deben darse a conocer más entre los jóvenes.

Rosario recuerda como intenso el año que pasó en Plymouth. Esto es algo que confiesa también Mathieu, otro voluntario francés que se ha prestado a explicar su punto de vista. Mathieu trabaja en Vallecas con niños de familias desestructuradas y al poco de llegar a Madrid, a pesar (o quizá por) el entusiasmo inicial, tuvo un período en que se deshinchó, perdió la motivación y no acababa de comprender su labor allí. Esta es una prueba que pasan muchos de los voluntarios, pero es un proceso normal. Dentro de los beneficios para los participantes que mencionan tanto los documentos de la Unión Europea como los veteranos de estos programas, está el desarrollo de habilidades comunicativas, psicológicas, de resiliencia y adaptación. De este modo, quien ayuda, se ayuda.

Los interesados en unirse a los más de 20.000 jóvenes que ya han participado en un Servicio Voluntario Europeo tienen más información aquí o contactando con el Punto de Información de Voluntariado de la Fundación Montemadrid en La Casa Encendida a través del correo piv@montemadrid.es, el teléfono 91 468 78 40 o en persona en la mediateca, de martes a viernes de 16.00 a 20.00 h.

Visitas adaptadas: Otras miradas al arte

Anterior

Visitas adaptadas: Otras miradas al arte
Artesanía digital: Raquel Meyers

Siguiente

Artesanía digital: Raquel Meyers

Suscríbete a la newsletter de La Casa Encendida

Suscribirme*

* Con esta acción aparecerá premarcada en el formulario la opción para recibir la newsletter